El contrato de alquiler que debes firmar

Un contrato es un documento que se firma entre las partes interesadas donde se exponen todas las normas y reglas que interesen en el caso. Un contrato de alquiler es firmado por la parte arrendadora y el arrendado, donde ambas partes se comprometen y dejan por escrito los términos de alquiler. Este escrito puede ser negociable y modificable, siempre y cuando, las partes estén interesadas.

Lo primero que se debe fijar en el contrato es el precio mensual del piso y si habrá un incremento anual. El tiempo del alquiler, cuánto tiempo va a durar el contrato es algo importante que deben considerar para ambas partes. La siguiente cuestión son las reformas u obras que se tienen que pagar como inquilino o que le toca pagar al arrendador, por ejemplo, y salvo que diga el contrato lo contrario, el propietario paga el IBI (Impuesto sobre Bienes Inmuebles) y la comunidad de vecinos, mientras que el inquilino, todos los gastos que tenga contador individual de agua, luz y gas.

¿Para qué es la fianza? Esta es exigida por la ley para establecerla como garantía del cumplimiento de las obligaciones en el contrato por parte del inquilino, esta cifra puede variar según el propietario, puede ser de tres meses o solo uno. Esta siempre debe quedar por escrito, ya que al momento de cumplir el contrato esta cantidad se le devuelve al inquilino, siempre y cuando la propiedad sea entregada en perfectas condiciones.

El tiempo que tiene por ley un contrato es de un año, aunque siempre es posible llegar a un acuerdo con el propietario. Al pasar el tiempo del alquiler y el inquilino desee terminar la relación, debe hacer una notificación con 30 días de antelación, si esto es por parte del propietario, debe hacerlo dos meses antes.

Muchas personas prefieren darle todas estas responsabilidades a una agencia de inmuebles y ellas se encargan de todo, son los mediadores entre las partes. Hacer esto da cierta seguridad para ambos ya que siempre hay alguien a quien dirigirse y con conocimiento en el tema. Obviamente puede elevar un poco los gastos de la vivienda ya que siempre piden un mes del alquiler para la agencia.

Recuerda que un contrato debe ser claro y sencillo de interpretar para todas las partes, sobre todo que no se preste a ambigüedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *