¡Cámbiale la cara a tu baño!

¿Cuántas ideas geniales se nos ocurren en la ducha? Si quieres darle un toque diferente e inspirador a este espacio íntimo del hogar, aquí te dejamos algunas ideas que pueden ser útiles:

  • ¡Primero la cerámica!

La cerámica es la piedra angular de la decoración del baño, por lo que debería ser la primera decisión que tomes. Una vez elegida, sigue con los muebles, de tal manera que combinen y hagan juego con tu diseño.

  • Un color adaptado a tu personalidad

El color de las paredes es importante pero la elección de los tonos deberá responder al estilo de diseño que quieras crear.

Por ejemplo: colores como el beige, gris o blanco son ideales para personas de gustos sobrios. Si quieres añadir chispa a esta atmósfera, apuesta por colores más vivos.

  • ¡Agrega detalles de color!

Si elegiste una cerámica y tonos neutros para las paredes, puedes incorporar a la decoración objetos de color como velas aromatizadas, inciensos, floreros, cestas, cuadros y colgadores de toallas que creen belleza a partir del contraste.

  • Mosaicos disruptivos

Una franja de mosaicos de tu color favorito es la alegría perfecta que necesita una pared de cerámicas blancas o grises. Este elemento decorativo te permite crear combinaciones complementarias y armónicas en tu cuarto de baño. Estas franjas de mosaicos también pueden combinarse con elementos decorativos del baño (floreros, velas, jaboneras, toallas, etc).

  • Cerámicas en la pared, siempre vigentes

Las cerámicas en la pared son un clásico que nunca muere. A pesar de que es un diseño típico en diversos tipos de tocadores siempre ayuda a crear una atmósfera limpia y elegante. También puedes colocar cerámicas a mitad de pared y crear contraste pintando la pared restante de un color que resalte.

¡Recuerda que el mejor elemento decorativo para un espacio es mantenerlo en orden!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *