Lo que debes tener en cuenta para elegir tu plato de ducha

Cambiar la bañera por un plato de ducha es una de las reformas más demandadas porque permite modernizar el baño, haciéndolo más accesible, y ahorrar agua. También ayuda a que la venta de inmuebles sea más rápida. Si estás pensando en hacer este cambio pero no sabes cómo elegir, sigue estos consejos para que tu hogar cuente con la opción más adecuada:

1. El tamaño de tu baño es clave

Existe una gran variedad de medidas de platos de ducha en el mercado. Para elegir el tamaño idóneo, ten en cuenta que el modelo más pequeño es el de cuarto de círculo. Si tu baño mide menos de 3,5 metros cuadrados, esta forma es la más recomendable junto con la cuadrada. Los rectangulares quedan mejor en baños más grandes.

2. Elige el material

La alternativa más económica son los platos cerámicos (gres), con acabado brillante, aunque más pesado y frío al tacto. Los de acrílico son ligeros, porosos y más resistentes a los impactos pero no a los limpiadores agresivos. Los de carga mineral (resina) presentan modelos planos y se pueden instalar a ras de suelo, facilitando el acceso. Resisten mejor los golpes y se pueden colorear. También los hay de piedra, como granito, pizarra o mármol, de tacto más cálido aunque menos resistentes a los impactos. Los puedes encargar de obra, pero es necesario contar con expertos.

3. Detalles que aportan seguridad

Los platos de ducha deben tener algunas características que te ayudarán a evitar disgustos. Debe contar con una pendiente hacia el desagüe y un reborde que permita un sellado adecuado a la pared, evitando que se salga el agua. Su superficie debe tener textura  para evitar resbalones y ser fácil de limpiar.

En definitiva, instalar un plato de ducha aporta valor en las operaciones de venta de inmuebles, pero también ofrece comodidad y ahorro en el día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *