Cómo deslistarse de un registro moroso

Los registros morosos pueden terminar siendo una piedra en el camino. Muchos han subestimado el no cancelar sus deudas a tiempo, pero detrás del registro se escatiman consecuencias considerables a la hora de tomar una decisión importante como solicitar un servicio necesario o adquirir una propiedad. Es muy común ver cómo rechazan solicitudes para créditos bancarios por aparecer en la lista. Los afectados no solo podrían figurar por un pago no realizado, sino también por errores del sistema o abuso de los acreedores después de que una deuda ha sido saldada. Si tienes alguno de estos problemas, te contaremos cómo podrías salir de un registro moroso de forma segura, legal y transparente. Además, sabrás cómo hacer valer tus derechos en el caso de que hayas sido incluido de forma indebida.

Cancela tu deuda

Al abonar una deuda, las empresas asociadas a los principales registros morosos –compañías telefónicas, aseguradoras, bancos- deberán notificar la cancelación de la misma. Lo idóneo es que tu nombre esté fuera del listado de inmediato, pero a veces no sucede así.

Si no has salido del fichaje al cancelar, reclama tus derechos

Si luego de haber cancelado tu deuda no has salido del fichaje, deberás tomar acciones legales que resguarden tus derechos. Esto puede ser originado tanto por un mal procedimiento del gestor del fichero, así como la testarudez de la empresa o el acreedor que se atreva a cobrarte una deuda que no existe. Si pasas por una situación similar, deberás dirigirte al AEPD con un documento que contenga los datos necesarios para realizar la denuncia. Recuerda que deberás probar tu versión de los hechos con el soporte correspondiente (facturas, firmas, acuerdos, etc.). Al corroborar el testimonio, tus datos deberán ser borrados.

Si has sufrido un daño moral, pide una indemnización

Si has sido enlistado en un registro moroso por motivos erróneos y eso ha repercutido sobre tu posición moral como ser humano, puedes solicitar una indemnización a la empresa correspondiente o al gestor del fichero. No dejes pasar por debajo de la mesa consecuencias como la negación de un crédito bancario o la desconfianza que haya podido generar el que tus datos personales estuvieran en un registro moroso sin ser tu responsabilidad. Organismos como la AEPD y los tribunales podrán ayudarte en esta acción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *