5 ventajas de contar con un agente inmobiliario

¿Sueles aceptar ayuda y asesoría en la vida diaria? Al momento de comprar un inmueble tienes dos opciones: realizar la búsqueda por tu cuenta o contratar a un profesional que te ayude a encontrar la propiedad que estás buscando.

Comprarla por tu cuenta implica invertir tu tiempo libre y energía en la búsqueda de posibles compradores y en el cumplimiento de los requisitos legales y administrativos, sin ayuda de nadie más. Sin embargo, puede ser más sencillo con la ayuda de un agente inmobiliario que te asesore y asuma tramitar todos los recaudos necesarios.

Además, tendrás a tu favor su habilidad y experiencia para saber escoger la mejor oferta según tus necesidades. Si necesitas más razones para convencerte de que te pongas en manos de un agente, aquí te dejamos algunas ventajas:

  • Analizará las características de la vivienda que necesitarás y localizará las propiedades que cumplan con esos requisitos.

  • Visitará contigo personalmente cada una de las opciones de vivienda que encuentre para ti y te asesorará según las bondades de cada una.

  • Revisará con detalle las casas que ha seleccionado e identificará los problemas ocultos para que puedas verlos con facilidad. Se encargará de presentar la oferta al vendedor y negociar con él para que puedas adquirir la propiedad en las mejores condiciones posibles.

  • Con sus habilidades de negocio, te ayudará a obtener la mejor financiación posible para poder llevar a cabo la compra y revisará toda la documentación que necesites.

  • Te acompañará al momento de firmar el contrato y te facilitará un lista de proveedores de calidad (como mudanzas, abogados, pintores, etc.) en caso de ser necesarios.

La asesoría durante cada paso del proceso de compra es una inversión a largo plazo, que no solo se traduce en los beneficios de tener una casa con las características deseadas, sino que estará directamente relacionada a la rentabilidad de la compra y a la zona en la que se decida vivir.

Debes evitar estos errores si tienes un piso pequeño

Al momento de organizar o de decorar nuestra vivienda, especialmente si te encuentras en las grandes ciudades, uno de los grandes inconvenientes que surge es el espacio.

Los pisos pequeños requieren de una decoración y de objetos que no hagan ver sobrecargado al espacio. Muchas personas cometen errores al tratar de aprovechar al máximo los espacios y no logran el objetivo deseado.

Tener muchos muebles

Los espacios pequeños deben ser decorados con la cantidad de mobiliario necesaria del tamaño ideal para el lugar. Colocar dos mesas de noche o dos sofás son los desaciertos más comunes, ya que muchos piensan que es una regla en los salones de la casa. En estos casos, mientras menos, mejor; la decoración debe estar acorde al lugar y evitar producir una sensación de ahogo o de encierro.

Todo de blanco

Si bien es cierto que las paredes de color blanco aumentan la luminosidad de la estancia y la luz tiende a crear mayor sensación de amplitud, también está comprobado que los colores facilitan percibir las dimensiones de un lugar. No es una idea descabellada elegir un color oscuro para una sola pared, este hará que la habitación luzca más grande de lo que es realmente.

Limitar un espacio para una sola función

La idea principal es aprovechar de la mejor manera posible el espacio de nuestro hogar y para lograr esto nos podemos ayudar con muebles y estancias que cumplan una doble función; un sofá cama es una gran alternativa o tener una mesa que sirva de zona de trabajo durante el día y de comedor en la noche.

Poca luz en cada estancia

Muchas personas suelen pensar que una sola lámpara de techo podrá iluminar completamente el piso. Debemos tener en cuenta que la luz es un elemento esencial que ayuda a ampliar visualmente los espacios, por esto es recomendable que se haga uso también de lámparas de pared o de pie y las pequeñas lámparas de mesa.

5 consejos para comprar una casa por primera vez

Independizarse de la familia y asumir la estabilidad como responsabilidad propia va más allá de la cobertura de los gastos básicos: es tener un hogar propio que te permita comenzar una vida solo o en pareja. Un paso que implica seriedad, compromiso y disfrute, pero que solo está en tus manos.

Tomar la decisión de comprar la primera casa es un proceso lleno de miedo, emoción y expectativas, pero también representa una experiencia enriquecedora y gratificante. Ovida las experiencias de amigos o familiares. En tus manos está el poder de hacerlo diferente. Para ello, debes seguir estos consejos:

  1. Encuentra varias opciones. No te dejes llevar por la primera impresión. Busca diferentes puntos de comparación que te permitan analizar y evaluar, por lo menos, dos o tres casas con diferentes ventajas y beneficios y de esta manera elegir luego la que mejor se adapte a tus necesidades.

  2. Compara diferentes precios. Dentro de las opciones de casa que busques, analiza los precios, investiga el valor de viviendas con características similares y asegúrate de estar haciendo una buena elección. Revisa también los trámites legales necesarios para la compra y evalúa diferentes zonas residenciales.

  3. Contrata a un agente inmobiliario. Los especialistas en bienes inmuebles no solo te ayudan a encontrar opciones de casa que se adapten a tus necesidades, también ofrecen asesoría legal y gestión de los documentos necesarios para llevar a cabo la compra con éxito.

  4. Crea un fondo de ahorro. Comprar una casa nueva no solo implica gastos previos a la compra, también incluye imprevistos que puedan surgir como el pago del transporte de tus pertenencias, reparaciones no planificadas o gastos legales adicionales a lo previsto. Por eso, te recomendamos crear un fondo de ahorro solo para ser usado en casos de emergencia.

  5. Disfruta la firma de la escritura. Una vez que hayas cerrado el negocio, viene la firma del título de propiedad. ¡Disfrútalo!, es un momento único e irrepetible.

Luego de comprar tu primera casa, ábrete a la posibilidad de escribir un nuevo capítulo en tu vida y recuerda el esfuerzo realizado para valorarla a diario.

¿Qué evaluar a la hora de comprar una casa antigua?

Comprar una casa antigua puede ser una buena idea pero la decisión no carece de riesgos. Muchas de ellas pueden tener numerosas cicatrices por el paso del tiempo, pero también contar con fortalezas estructurales y ornamentales a las que se les puede sacar provecho. Si estás pensando en invertir en una, asegúrate de evaluar estos aspectos antes de tomar la decisión:

Revisa las instalaciones y el estado de los cimientos

¿En qué estado se encuentran las instalaciones eléctrica? ¿Hace cuanto no se renuevan las tuberías? ¿Estas son de cobre o acero? ¿Es necesario cambiar las llaves de agua y de la calefacción?

También es vital evaluar las bases de la casa. Muchas viviendas antiguas fueron construidas con materiales naturales como caliza o pizarra, cuya vida útil es limitada por no ser suficientemente resistentes, a diferencia de materiales de construcción más modernos.

Cotiza el seguro de hogar

Una vivienda antigua está expuesta a riesgos mayores, por lo cual el seguro de hogar suele ser más costoso. Es importante que contemples este gasto entre los asociados a la compra del inmueble.

¿Cómo está la estructura?

Observa los detalles de la casa y revisa si es necesario reforzar muros, esconder grietas o cambiar cerámicas, si hay humedades o goteras (recuerda que una de las reformas más costosas en una estructura es el techo). Puedes diseñar un plan de remodelación de la vivienda que sea gradual y que te permita salir de lo más importante en una primera fase y luego abordar pequeñas remodelaciones para optimizar y revalorizar el inmueble.

Elabora un presupuesto

Una vez que hayas revisado todos los detalles, elabora un presupuesto de las reformas necesarias y súmalo a la inversión que deberás hacer ara adquirir la vivienda. Con esta herramienta contarás con suficiente información para tomar una decisión inteligente y rentable.

La fotografía: la clave para vender más rápido un inmueble

La fotografía adecuada en un anuncio inmobiliario puede determinar si un potencial comprador decide ver e incluso comprar el inmueble, o no. Así que para tener éxito y vender una vivienda o local lo más rápido posible es importante crear una buena impresión, después de todo “una imagen vale más que mil palabras”.

Algunas de las recomendaciones para conseguir el mejor encuadre o fotografía son las siguientes:

La fotografía principal del anuncio debe ser del área más llamativa de la casa, como la cocina o el salón. Lo mejor es incluir una foto por estancia, aunque más importante que la cantidad de imágenes es la calidad de las mismas.

El área exterior de la vivienda también es un detalle que puede causar una gran atención sobre la propiedad.

Siempre que sea posible toma las fotos con luz natural y trata de no usar flash para lograr un acabado mucho más acogedor. Si sientes que no es suficiente, enciende las luces y garantiza que la cámara tenga un buen enfoque.

Limpia y ordena los espacios que quieres que los potenciales compradores vean y no olviden. Despeja la habitación y deshazte de todo lo que no sea estrictamente necesario. Opta por una decoración neutra y especialmente dándole valor a los espacios más limpios.

Destaca los espacios grandes y toma fotos desde las esquinas. Las imágenes deben hacer que el interesado en comprar la casa se haga una idea de cómo son las estancias y la distribución.

Esa persona que elija el inmueble quiere imaginarse viviendo ahí. Así que descarta las imágenes con habitaciones totalmente vacías y en su lugar recrear ambientes acogedores. Las fotos con muebles y adornos simples son ideales para que las personas se den una idea de la distribución del espacio.

Opta por utilizar un trípode o apoyar la cámara para que se mantenga estática al momento del disparo y evitar imágenes movidas. Otra recomendación es hacer las fotos en formato horizontal porque las verticales se ven más pequeñas en la pantalla del ordenador o los móviles.

Por último: evita el uso de las marcas de agua en las fotos, así como los filtros. No hagas un álbum de fotos muy similares entre sí y tampoco exageres con el retoque de las imágenes.