Errores de decoración que debes evitar

A la hora de prepararte para hacer de tu hogar un sitio más hermoso o que se adapte de forma más eficiente a tus gustos o preferencias, existen ciertas pautas que resulta aconsejable cumplir. Al mismo tiempo también existen errores comunes que se deben evitar a toda costa.

Estos errores pueden arruinar toda la ambientación que buscábamos generar en un espacio concreto, afectar la armonía entre los elementos que constituyen nuestro hogar e inclusive llegan al extremo de dañar la correcta correlación entre las diferentes estancias y restarle valor estético a todo el piso. No es exagerado decir que son errores tremendamente desafortunados que causan un auténtico malestar.

Por lo tanto, y considerando que nadie quisiera toparse en su cotidianidad con uno de estos tremendos desaciertos, enumeramos algunos a continuación.

Habitaciones monocromáticas

Emplear el mismo tono, sin servirnos de ninguna variación o mezcla de texturas, para el mobiliario y las paredes es el primero de los errores de la lista. La habitación que está decorada de esa manera se verá aburrida y puede llegar a cansar la vista por la sencilla sobreexposición a un mismo color sin contraste u oposición.

Fiesta de colores sin aciertos

Del otro extremo tenemos a las habitaciones plagadas de cualquier cantidad de tonalidades diversas, pero en donde falta la armonía y la combinación imprescindible. Estas estancias apabullan por asemejar a un circo más que a un hogar y suelen denotar mal gusto para quienes se acerquen a observar. En la mayoría de los casos son el resultado de una sumatoria no premeditada de elementos disímiles, como el que puede resultar de escoger el mobiliario sin pensar el color de las paredes y viceversa.

No ser prácticos

Se refleja en el hogar cuando pretendemos construir recintos en guiados por catálogos, sin recordar que habremos de limpiar, ordenar y un sinfín de cosas que no se muestran en las revistas. Para evitar esto es importante tener en cuenta que el espacio, además de cumplir con su función estética correspondiente, debe facilitarnos las labores cotidianas.

 Recargar los espacios

¡Cuidado con ser un acumulador compulsivo! No puedes ir decorando tu casa con todos los objetos que has ido reuniendo a lo largo del camino de la vida. Hacer esto último implica que tendrás estancias abarrotadas de baratijas, y bastantes inconvenientes al momento de encontrar lo que verdaderamente necesitabas en un instante de posible urgencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *